Sunday, April 05, 2009

Historias del celuloide



I. Permanencia voluntaria


La sala estaba completamente vacía y la pantalla permanecía muda y blanca. Las butacas guardaban un silencio prudente para no despertar al proyector, el cual se encontraba en la cúspide del sitio, en un pequeño cuarto solitario. Nadie hacía ruido, podría decirse que esperaban algo o a alguien.

Por la entrada principal apareció una figura. Era delgada y ligera, llevaba vestido y el cabello recortado en una melena. Sus ojos rasgados hacían pensar que su rostro pertenecía a otro lugar, como a algún país de oriente. Caminó segura por el pasillo central, el cual se iluminó al encenderse una serie de luces muy pequeñas que se encontraban incrustadas al piso. Se detuvo más o menos a la mitad y se sentó en una de las butacas. Entonces la pantalla se encendió: una fila de imágenes en blanco y negro comenzaron a seguirse unas a otras, envueltas en un ritmo de cadencia silenciosa. El proyector crujía levemente, siendo éste el único sonido dentro de la sala. Las imágenes se perseguían, mostrando las escenas de una especie de infancia lejana. Luego vino el color, tonalidades líquidas escurriéndose entre los rostros de niños, de payasos, entre el pasto y el agua de alberca, entre la casa de los padres. Rojos, verdes, azules, morados… Los ojos del oriente permanecieron quietos, fijos en la superposición de sus recuerdos. Era su vida, las horas de su infancia comprimidas en una cinta y expuestas frente a sus ojos en una gran pantalla. La música comenzó a sonar, era un piano que tocaba lejano, como de otro mundo.

La pantalla se apagó de pronto. Luego se re encendió para seguir con la proyección que ahora exponía la juventud. Los trazos de un cuerpo en transición, las líneas que enmarcaban una figura adolescente. El piano continuaba en su vaivén de notas antiguas; de sonidos llenos de la ausencia del olvido. Entonces se dibujó en la gran pantalla el rostro que observaba en silencio; las facciones modernas de quien recordaba sentada en la butaca de aquella sala. Era su rostro, el rostro único e irrepetible de la joven que observaba su vida. Entonces la imagen se deshizo, tal y como sucede cuando se arruga una fotografía impresa en papel. Las luces de la sala se apagaron; la pantalla también. Carola seguía sentada en la butaca, mirando nada en medio de la oscuridad en la que todo se diluía. Era el fin… The End. El sueño había terminado, la música de piano no era ya más que un recuerdo lejano perdido en los extraños tiempos del sueño de aquella noche. Carola abrió los ojos y se observó envuelta entre sus sábanas azul turquesa.


I. De la vida tras un reflector imaginario


Carola era una diva de habitación a puerta cerrada; una estrella desconocida. Desde muy pequeña había soñado estar entre cámaras y reflectores, y representaba cotidianamente los guiones que en la soledad ideaba. Era una artista, el foco de atención de un director imaginario. Y actuaba. Cada paso, cada frase, cada sonrisa, debía convertirse en la fotografía perfecta, en un fragmento de movimiento congelado que pudiese ser colocado en la edición final de la obra maestra en la que ella participaba y de la cual era protagonista indiscutible.

Carola era una actriz nata, una estrella en toda la extensión de la palabra. Siempre se colocaba en los escenarios ideales; en los cuadros donde pudiese lucir mejor. Pensaba que, al final de su vida, podría recoger las imágenes que había grabado desde pequeña y editar su autobiografía para observarla en la inmediatez de la muerte. Su vida, así, se movía entre sus propios llamados de “acción” y “corte”, entre sus propias citas a vestuario y maquillaje. Podría decirse entonces que Carola era la habitante de un sin fin de fotografías creadas por ella misma; la artífice del largometraje de su vida.


II. De la renunciación


Un buen día, Carola observó un anuncio en el periódico: Reconocido cineasta impartirá curso sobre “El arte cinematográfico. Modelos, teorías y técnicas de filmación.” Interesados llamar al número 33673498.

Y se quedó pensando por un rato. Se le ocurrió que en ese curso podría renovarse, adquirir nuevas técnicas para su proyecto de vida. Luego tomó el teléfono y marcó el número. Su lugar en la lista era el 14 y debía presentarse el lunes a las 5:00 de la tarde en la Universidad de Artes Audiovisuales.

Llegó el día y Carola estaba sentada en una de las sillas del auditorio en el cual el especialista en cine impartiría su curso. Cuando éste entró en escena, ella enmudeció. Le pareció haber encontrado al protagónico masculino de su cinta y pensó que, tal vez, podría darle un giro a su película dotándola de un tinte de romance. Escuchó atenta la exposición y quedó impresionada. Al terminar la primera parte de la sesión, salió a tomar aire. El especialista en cine salió tras de ella y encendió un cigarrillo. Carola lo observaba de lejos con insistencia. Entonces él sintió una extraña atracción y giró la vista hacia ella. Sus ojos se encontraron y la fotografía fue tomada en el momento del contacto. Él sonrió; ella también. La distancia que había entre ambos estaba hecha de los minutos del tiempo de descanso: 30. Él dejó correr 5 y luego decidió ir a conversar con la joven de vestido rojo. Ella lo esperó paciente, controlando su respiración y los latidos de su corazón. Pasaron diez minutos. La conversación hizo que el tiempo se detuviera: stop. Luego de un rato llegó el climax, dándole la resolución a la escena:

Desde pequeño he creído que mis ojos son la lente de una cámara y que las escenas que observo son pequeñas fotografías. Es una especie de locura, como una psicosis o algo parecido. Y ¿sabes? Siempre he creído que hay alguien en el mundo que tiene la contraparte, es decir, alguien que es la pieza que complementa mi locura. Es gracioso, me imagino que, si la encontrara, la amaría, no sólo por el hecho de ser mi complemento indiscutible, sino por tener una locura más grande que la mía. Pienso en alguien que se siente el foco de atención de una cámara imaginaria y que actúa frente a ella. ¡No, definitivamente esa es una psicosis que supera a la mía!… me hace gracia; e ilusión…

Carola estaba estupefacta. No sólo por la reveladora confesión de aquel extraño, sino por la evidente fatalidad del destino. ¿Debía renunciar a aquella extraña atracción, a aquel amor que era en ese momento un capullo? Su única ilusión en la vida era saberse parte de una película en filmación y ser la directora única e indiscutible: si bien era cierto que había un director imaginario en sus fantasías, era verdad también que ella lo controlaba. Ella era su propia guionista y permitir que aquel amor floreciera, significaba la renunciación a la conducción de la filmación de su vida. Carola acarició el rostro del extraño que tenía frente a sí y se acercó a él. Lo besó suavemente. Ambos cerraron los ojos. Luego, fijó su mirada en la que, frente a sí, se abría lentamente y visualizó la materialización de la lente su cámara silenciosa. La grabó para siempre en su memoria. Caminando, se alejó. Nunca más volvió a aquel sitio, nunca. Estaba segura de que el amor era una cosa en verdad maravillosa, sin embargo era consciente de que sus fantasías eran el motor de su vida. No se permitiría parar. No permitiría que nadie controlara su vida. Carola sintió un nudo en la garganta y caminó un largo rato mientras buscaba una banca entre las muchas que había en la Universidad; la que tuviera más luz y se enmarcara entre las hojas de los árboles. Cuando la encontró, se sentó en ella y se puso a llorar. La cámara imaginaria la grababa en una toma sublime. Era la escena de desamor más hermosa entre todas las que se habían grabado antes. El viento arrastró consigo un olor a nostalgia mientras Carola lloraba incontenible. El final aún no llegaba, así que la toma se alargó por más de cinco minutos… el vestido rojo, el cielo azul, el verde de los árboles y el café opaco de la banca, hicieron de ésta una fotografía memorable que sin duda estaría en la edición final. Carola miró al horizonte, ¡corte! click de foto. Cambio de cámara, la toma se elevó hacia el cielo. Fin… The End.


Fotografía: Eugenio Recuenco

Noemí Mejorada at 11:15 PM

12comments

12 Comments

at 8:44 AM Blogger LINO FONTANA said...

Uuummm... las escenas de desamor, tantas y de tan variado sabor. Uno tiene sus favoritas personales y sus más trágicas, pero yo recuerdo que en una de las peores que tuve me prometí nunca volver a entregar flores y hasta el momento así ha sido... flores nunca más.

Y gracias por la historia, en verdad es linda, Carola es una poeta de la ensoñación... igual que la Rotita.

Saluditos!!!

 
at 1:07 AM Blogger rotabeauvoir said...

Estoy tan rota que creo que se me va a caer el brazo...

 
at 12:12 PM Blogger Kiddo said...

Hay Rota, una lección que me ha costado años entender tu la resumes en un cuentito hermoso de los que tu sabes. Es mejor renunciar al amor aunque duela, si el tenerlo nos hará infelices por no poder ser lo que queremos ser.

Bueno eso entendí yo. Un abrazo muy fuerte.

 
at 12:35 PM Blogger Samantha said...

Buu, las fracturas del desamor duelen tanto o más como la de un fémur expuesto... jamás volverá a ser igual...

Rotita te he extrañado como no tienes idea, yo pensé que ya no me querían ;_; he pasado muchos días recordando los tiempos de antaño, buuu¡¡¡, eso también duele como un desamor pero con la esperanza de que en seto si haya retorno.

Te quiero¡¡¡

Besitos¡¡

 
at 2:50 PM Blogger rotabeauvoir said...

Ay, noo! retorno nada, si lo nuestro no ha acabado ni acabará jamás!!! te quiero igual o más que antes bonita... hay que vernos!!!

 
at 12:29 PM Blogger Pável said...

La vida es una canción (y también un plagio descarado, porque así se llama (¿llamaba?) un programa de tres pesos que se transmite (¿transmitía?) por Azteca 13).

La mía es una canción irremediablemente Pop. Así, con una pretenciosa mayúscula. Bastaron poquitas líneas para haber elegido la canción que sería pieza central del soundtrack de tu texto: "La noche se mueve" de Fey.

Nomás es cosa de oir parte de la letra y me darás la razón: "Voy a ser protagonista de mi propia película y sentir pasión por vivir, si no hay como había tantas cuestas arriba, simplemente volveré a ser feliz"

¿Qué tal, eh?

Como dudo mucho que tu dulce solemnidad haya escogido esa canción para relato tan bien logrado, me quedo en mi Universo paralelo donde la literatura y el pop de chicle sí se mezclan.

Eso sí. Ni quién ponga en duda de que, estés donde estés y en la posición en que te encuentres, tú eres "encuadre perfecto, armoniosa composición".

 
at 9:21 PM Blogger rogelio garza said...

pues toda una peli de amor, con todos sus ingredientes. por qué sospecho que la chica de rojo...

besos rotitos

 
at 6:40 AM Blogger rotabeauvoir said...

Pável: Fey tenía onda... quisiera escucharla en el Marraquech con un tequila! jaja! besisimos....

Rogelio:

:)

que gusto que pasaste por acá! la chica de rojo te extrañaba!!!

 
at 11:33 AM Blogger Kiddo said...

Te sigo esperando pacientemente. Se que llegare aquí un día y estara lo que has escrito, talves no para mi, ni para nosotros. Pero será mio durante el momento en que lo lea y vaya descubriendo lo que paso por tu cabeza un día y atesoraste en un puñado de letras.

 
at 9:43 PM Blogger LINO FONTANA said...

Hola Rotita!!!

Hace mucho que no venía. Sabes, estuve por ocioso releyendo varios post de mis blogs (un amigo me quiso presumir su myspace, y yo le quise presumir mis escritos jeje), pero especialmente me detuve cuando llegué a éste.

Me acordé de la emoción de aquellos días, de las cosas que pensaba, del pequeño pero curioso y gratísimo momento que pasé al conocerlas a ustedes y sobre todo a tí. Y sentí lindo de una manera muy extraña y diferente.

Es tonto, lo sé, pero fué como mirarlo con otra perspectiva y otra dimensión, y de verdad fue muy bonito.

Bueno, te mando abrazos y besos, hace tiempo que te perdí el rastro pero ojalá cualquier cosa que estés haciendo te esté saliendo muy pero muy bien.

Bye!!!

 
at 9:46 PM Blogger LINO FONTANA said...

Aaaaah, y saludos a Alva y a Pam cuando las veas!!!

 
at 10:48 AM OpenID Magdalene said...

Ahora te toca a ti, no te puedes escapar. Un trato es un trato. ¡Quiero ver un post cuanto antes!

Además, extraño a mis amigas ESCRITORAS. Recuerdo cuando nos la pasábamos de blog en blog, diciéndonos cuánto nos queríamos y riéndonos de nuestras aventuras. Ahora sólo nos decimos que nos extrañamos. Ahora deberíamos reírnos orgullosas de lo mucho que hemos crecido y darnos cuenta de que la distancia (en tiempo y espacio) no es ningún obstáculo para nosotros. Igual está el fb y twitter y tumblr, pero ¡ah, estos tiempos de los blogs fueron lindísimos!

¡Te quiero!

 

Post a Comment